-

Enlaces Patrocinados

A NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA MACARENA, ORACION PARA CAUSAS DESESPERADAS

| viernes, 6 de junio de 2014
Más información »
 


Ya que en Vos, Virgen María,
toda Esperanza es divina,
ayudadnos Madre mía
a los que a vos recurrimos
implorando Vuestra ayuda
con toda la fe del mundo
para recobrar nuestra alegría.

¡Oh Gloriosa Madre de Dios
y Esperanza de los mortales!

Sabedor de que habéis recibido
 la misión divina de guardar, guiar, alegrar
y consolar a las almas,
a Vos acudo con inquebrantable fe
e ilimitada confianza.

Vuestro título de Madre de la Esperanza
 me alienta sobremanera;
vuestro nombre ya es prenda de buena acogida;
vuestra misión es seguridad de otorgamiento.
 
Seguro de que vuestros brazos se abren
en todo momento con solicitud maternal,
en ellos me arrojo.
 
De Vos todo lo espero.

(Hacer la petición)
 
Aún cuando todo el mundo me abandone,
aún cuando la ciencia me desahucie,
aún cuando el Cielo oculte sus celajes,
aún cuando Dios no oyera ya mis ruegos,
aún cuando las tinieblas envolvieran mi alma,
aún cuando todo el camino se me cerrara,
y sin luz, sin calor, sin fuerza, sin aliento,
sin sostén alguno ni humano ni divino,
estuviera por hundirme
en el abismo de la desesperación,
a vuestro amparo me acojo.
 
Vos no me abandonaréis, oh Madre mía;
Vos fuistéis, sois y seréis, después de Jesús,
toda mi esperanza.


En Vos confié y en Vos confío contra toda esperanza
 y seguro estoy que no quedaré confundido.
 
¡Oh Madre buena y poderosa, oh Madre de la Esperanza! mirad mi aflicción y necesidad,
dadme consuelo,
escuchad mi plegaria.


Por Jesucristo tu Hijo, nuestro Señor.

Amén















SALMO Nº 2: PARA ENCONTRAR REFUGIO EN DIOS EN MOMENTOS DE CRISIS

| jueves, 5 de junio de 2014
Más información »


El rey davídico, figura del Mesías

La rebelión de los reyes vasallos
2:1 ¿Por qué se amotinan las naciones
y los pueblos hacen vanos proyectos?
2:2 Los reyes de la tierra se sublevan,
y los príncipes conspiran
contra el Señor y contra su Ungido:

2:3 "Rompamos sus ataduras,
librémonos de su yugo".

El Señor, defensor de su Ungido

2:
4 El que reina en el cielo se sonríe;
el Señor se burla de ellos.
2:5 Luego los increpa airadamente
y los aterra con su furor:
2:6 "Yo mismo establecí a mi Rey
en Sión, mi santa Montaña".

Los privilegios del Rey

2:7 Voy a proclamar el decreto del Señor:
Él me ha dicho: "Tú eres mi hijo,
yo te he engendrado hoy.

2:8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia,
y como propiedad, los confines de la tierra.
2:9 Los quebrarás con un cetro de hierro, 

        los destrozarás como a un vaso de arcilla".

Advertencia contra los rebeldes

2:
10 Por eso, reyes, sean prudentes;
aprendan, gobernantes de la tierra.
2:11 Sirvan al Señor con temor;
2:12 temblando, ríndanle homenaje,
no sea que se irrite y vayan a la ruina,
porque su enojo se enciende en un instante.
¡Felices los que se refugian en él!
 


 
 

SALMO Nº 2: PARA ENCONTRAR REFUGIO EN DIOS EN MOMENTOS DE CRISIS

Posted by : Begoña Rojo
Date :jueves, 5 de junio de 2014
With 0comentarios

SALMO Nº 1: PARA QUE TRIUNFEN EN TODAS LAS COSAS LOS QUE HACEN EL BIEN

| martes, 27 de mayo de 2014
Más información »
 
 
 
SALMO 1
El Señor protege el camino de los justos
 
1:1 ¡Feliz el hombre
que no sigue el consejo de los malvados,
ni se detiene en el camino de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los impíos,
1:2 sino que se complace en la ley del Señor
y la medita de día y de noche!
1:3 Él es como un árbol
plantado al borde de las aguas, 
           

que produce fruto a su debido tiempo,
y cuyas hojas nunca se marchitan:
todo lo que haga le saldrá bien.

 
1:4 No sucede así con los malvados:
ellos son como paja que se lleva el viento.

1:5
Por eso, no triunfarán los malvados en el juicio,
ni los pecadores en la asamblea de los justos;

1:6
porque el Señor cuida el camino de los justos,
pero el camino de los malvados termina mal.

 
 
 

ROSARIO DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL

| viernes, 9 de mayo de 2014
Más información »


Se empieza con un Credo (1) y un Padrenuestro (1) ; luego se dice: "Mi alma alaba y glorifica a Dios" (3). (3 veces).

Luego se dice: "San Miguel, San Gabriel, San Rafael, rogad a Dios por mí y por mí familia". (3 veces).

Luego se reza un Padrenuestro y se dice: "Quién como Dios". Y los demás contestan:"Nadie como Dios". (10 veces).

Al terminar de decir las 10 veces se vuelve a comenzar como al principio.
 
Al terminar el Rosario se dice:

Gloria a Dios en cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, Sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén

Al terminar esta oración se dice (7 veces): "Dad Gloria al Dios de los cielos". Y los demás contestan: "Porque es eterna su misericordia".

 
Nota: Este Rosario de San Miguel es parte de las oraciones de la Armadura Espiritual, grupo de oraciones que deben rezarse todos los días, sin embargo este Rosario puede rezarse en forma individual.


 

ROSARIO DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL

Posted by : Begoña Rojo
Date :viernes, 9 de mayo de 2014
With 0comentarios

EXORCISMO CONTRA SATANÁS Y LOS ÁNGELES REBELDES

|
Más información »
 


Publicado por orden de Su Santidad León XIII

Primero debe rezarse, como todos los días el Rosario de la Virgen y después el Exorcismo del Papa León XIII. ¡Todos los días!

Jesús nos dice lo siguiente:

Hijos míos: haced el Exorcismo de mi amado Arcángel Miguel, dictado a mi siervo el Papa León XIII, todas las veces que podáis y propagad su devoción. Si supierais hijos míos las gracias y la protección que os brindo a través de esta poderosa armadura, ¡si lo supierais!, ¡entonces la utilizaríais más frecuentemente y propagaríais su devoción! Yo, vuestro Padre, a través de mi amado Arcángel Miguel., expulso y protejo de toda fuerza del mal a todos aquellos que hagan y propaguen su devoción. De los lugares donde se practique esta devoción el demonio huirá y ninguna fuerza del mal os podrá tocar.
 
Todo aquel que ore con fe y en gracia de Dios el exorcismo de mi Amado Arcángel, se convierte en soldado de mi ejército aquí en la tierra; es poderosa armadura contra el ejército de Satanás y sus demonios; hacedlo después del rezo del Santo Rosario, para que veáis cuán grande poder os doy. Pregonad su devoción y os concederé indulgencias especiales. Os lo prometo.
 
Todo aquel que practique esta devoción tendrá la protección de mi Arcángel Miguel, y él, mi amado Príncipe, lo acompañará en todos sus caminos. Ni los demonios, ni las pestes, ni las tragedias, ni las catástrofes, ni las tempestades, ni el hambre, tocarán a las puertas de aquellos que oren con el exorcismo. Mi Arcángel será intercesor en esta vida y en la eternidad de todos aquellos que sean sus devotos. Hacedlo extensivo a vuestros familiares, parientes, vecinos, amigos y en general al mundo entero, para que las fuerzas del mal sean desterradas de la faz de la tierra. Uníos en oración al Corazón Inmaculado de María y a mis Ejércitos Celestiales; rezad el Santo Rosario y luego haced el Exorcismo, para que permanezcáis en victoria. Acordaos que el tiempo está cerca, sed verdaderos guerreros combatiendo junto a vuestra Madre María y a mis Ejércitos Celestiales. Sed devotos de mi Arcángel y Él, os asistirá en todas vuestras batallas espirituales. Estad pues hijos míos en gracia de Dios al orar con esta armadura y os brindaré grandes victorias sobre toda fuerza del mal.
 
San Miguel nos dice lo siguiente:
 
Hermanos: Cada que oréis con mi exorcismo, llamadme primero tres veces, con mi grito de combate:
 
"¡Quién es como Dios!
Nadie es como Dios”
 
Y yo vendré con la velocidad del pensamiento a asistiros en vuestra lucha espiritual. No temáis hermanos, haced mi exorcismo; soy Yo vuestro hermano Miguel y los Arcángeles y Ángeles del Reino de mi Padre los que combatimos por vosotros; por lo tanto, no temáis, estamos para serviros, protegeros y amparos de todo mal y peligro.
 
Yo, Miguel, Príncipe de los ejércitos de mi Padre, os prometo que seré amigo e intercesor en esta vida y en la llegada a la eternidad de todos aquellos que oren y propaguen la devoción de mi exorcismo. No dejaré que ninguno de mis devotos se pierda y lo mismo haré con sus familias. Cuando llegue su hora, los llevaré a la Gloria de Dios y los presentaré ante mi Padre, sin que tengan que pasar por el Juicio de Dios.
 
Hermanos, os pido que al hacer mi exorcismo incluyáis las almas de los pecadores que en más peligro estén de condenarse, y las almas de los moribundos que estén en pecado mortal. Si oráis por ellas, yo intercederé ante mi Padre para que no se pierdan. Esas almas rescatadas del fuego del infierno os lo agradecerán y serán intercesoras vuestras cuando alcancen la Gloria de Dios. Orad también con mi exorcismo por la conversión de los pecadores, por la Iglesia y los Sacerdotes, para que nosotros, a través de vuestras oraciones y súplicas y por la Gracia de mi Padre, expulsemos a Jezabel (personaje bíblico) y Asmodeo (demonio que aparece en La Biblia), que están apartando a los Pastores de la Iglesia del camino del evangelio. Orad también por la paz del mundo, tan amenazada en vuestro tiempo y muy especialmente, orad por el triunfo del Inmaculado Corazón de Nuestra Señora y Reina María. Si nos llamáis, vendremos en vuestro auxilio; entended hermanos que mi Padre respeta vuestro libre albedrío, es por eso, por lo que debéis de orar y orar y más especialmente en estos tiempos de tanta oscuridad.
 
No olvidéis hermanos, orar con mi armadura en Gracia de Dios (confesados y comulgando), uniéndoos al Corazón Inmaculado de Nuestra Señora y Reina María, a Mí, y a los ejércitos celestiales, para que juntos desterremos de la faz de la tierra toda fuerza del mal.
 
“Gloria a Dios en el cielo” Aleluya, Aleluya, Aleluya.


El Exorcismo de León XIII

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

Salmo 67.
 
Levántese Dios y sean dispersados sus enemigos y huyan de su presencia los que le odian. Como se disipa el humo se disipen ellos, como, se derrite la cera ante el fuego, así perecerán los impíos ante Dios.

Salmo 34.
 
Señor, pelea contra los que me atacan; combate a los que luchan contra mí. Sufran una derrota y queden avergonzados los que me persiguen a muerte. Vuelvan la espalda llenos de oprobio los que maquinan mi perdición. Sean como polvo frente al viento cuando el Ángel del Señor los desbarate. Sea su camino oscuro y resbaladizo, cuando el Ángel del Señor los persiga.
 
Porque sin motivo me tendieron redes de muerte, sin razón me abrieron trampas mortales.
 
Que les sorprenda un desastre imprevisto, que los enrede la red que para mí escondieron; que caigan en la misma trampa que me abrieron. Mi alma se alegra con el Señor y gozará de su salvación. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.
 
Súplica a San Miguel Arcángel.

Gloriosísimo príncipe de la milicia celestial, Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha que mantenemos combatiendo “contra los principados y potestades, contra los caudillos de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos esparcidos por los aires” (Ef. 6, 12). Ven en auxilio de los hombres que Dios creó incorruptibles a su imagen y semejanza (Sap. 2, 23), y a tan “alto precio rescatados” (I Cor. 6, 20) de la tiranía del demonio. Con las huestes de los ángeles buenos pelea hoy los combates del Señor, como antaño luchaste contra Lucifer, corifeo de la soberbia y contra sus ángeles apóstalas. Ellos no pudieron vencer, y perdieron su lugar en el Cielo. “Fue precipitado el gran dragón, la antigua serpiente el denominado diablo y Satanás, el seductor del universo: fue precipitado a la tierra y con él fueron arrojados sus ángeles” (Apoc. 12,.8-9).
 
He aquí que el antiguo enemigo y homicida se ha erguido con vehemencia. Disfrazado de “ángel de luz” (II Cor. 11, 14) con la escolta de todos los espíritus malignos rodea e invade la tierra entera, y se instala en todo lugar, con el designio de borrar allí el nombre de Dios y de su Cristo, de arrebatar las almas destinadas a la corona de la gloria eterna, de destruirlas y perderlas para siempre. Como el más inmundo torrente, el maligno dragón derramó sobre los hombres de mente depravada y corrompido corazón, el veneno de su maldad: el espíritu de la mentira, de la impiedad y de la blasfemia; el letal soplo de la lujuria, de todos los vicios e iniquidades.
 
Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido. Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey. Oh invencible adalid, ayuda al pueblo de Dios contra la perversidad de los espíritus que le atacan y dale la victoria.
 
La Iglesia te venera como su guardián y patrono, se gloría que eres su defensor contra los poderes nocivos terrenales e infernales; Dios te confió las almas de los redimidos para colocarlos en el estado de la suprema felicidad. Ruega al Dios de la paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, para que ya no pueda retener cautivos a los hombres y dañar a tu Iglesia. Ofrece nuestras oraciones al Altísimo, para que cuanto antes desciendan sobre nosotros las misericordias del Señor (Salmo 78, 8), y sujeta al dragón, la antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, y, una vez encadenado, precipítalo en el abismo, para que nunca jamás pueda seducir a las naciones (Apoc. 20). 
 
Después de esto, confiados en tu protección y patrocinio, con la sagrada autoridad de la Santa Madre Iglesia, nos disponemos a rechazar la peste de los fraudes diabólicos, confiados y seguros en el Nombre de Jesucristo, nuestro Dios y Señor.
 
He aquí la Cruz del Señor, huid poderes enemigos.
R. Ha vencido el León de la tribu de Judá, la raíz de David.
 
Señor, que tu misericordia venga sobre nosotros.
R. Como lo esperamos de Ti.
 
Señor, escucha nuestra oración.
R. Y llegue a Ti nuestro clamor.

(El Señor esté con vosotros. (Sólo si es un sacerdote)
R. Y con tu espíritu).

Oremos.

Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, invocamos tu santo Nombre y suplicantes imploramos tu clemencia, para que, por la intercesión de la Inmaculada siempre Virgen María Madre de Dios, del Arcángel San Miguel, de San José Esposo de la Santísima Virgen, de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos, te dignes prestarnos tu auxilio contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos que vagan por el mundo para dañar al género humano y para la perdición de las almas. Amén.

Exorcismo:

Te exorcizamos todo espíritu maligno, poder satánico, ataque del infernal adversario, legión, concentración y secta diabólica, en el nombre y virtud de Nuestro Señor Jesucristo, para que salgas y huyas de la Iglesia de Dios, de las almas creadas a imagen de Dios y redimidas por la preciosa Sangre del Divino Cordero. En adelante no oses, perfidísima serpiente, engañar al género humano, perseguir a la Iglesia de Dios, zarandear a los elegidos y cribarlos como el trigo. Te lo manda Dios Altísimo, a quien en tu insolente soberbia aún pretendes asemejarte, “el cual quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (II Tim. 2). Te lo manda Dios Padre te lo manda Dios Hijo; te lo manda Dios Espíritu Santo. Te lo manda la majestad de Cristo, el Verbo eterno de Dios hecho hombre, quien para salvar a la estirpe perdida por tu envidia, “se humilló a sí mismo hecho obediente hasta la muerte” (Fil. 2); el cual edificó su Iglesia sobre roca firme, y reveló que los “poderes del infierno nunca prevalecerían contra ella, Él mismo había de permanecer con ella todos los días hasta el fin de los tiempos” (Mat. 28, 20). Te lo manda el santo signo de la Cruz y la virtud de todos los Misterios de la fe cristiana. Te lo manda la excelsa Madre de Dios, la Virgen María, quien con su humildad desde el primer instante de su Inmaculada Concepción aplastó tu orgullosa cabeza.

Te lo manda la fe de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de los demás Apóstoles. Te lo manda la sangre de los mártires y la piadosa intercesión de todos los Santos y Santas. Por tanto, maldito dragón y toda legión diabólica, te conjuramos por Dios vivo, por Dios verdadero, por Dios santo, que “de tal modo amó al mundo que entregó a su unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que viva la vida eterna” (Juan 3); cesa de engañar a las criaturas humanas y deja de suministrarles el veneno de la eterna perdición; deja de dañar a la Iglesia y de poner trabas a su libertad. Huye Satanás, inventor y maestro de toda falacia, enemigo de la salvación de los hombres. Retrocede ante Cristo, en quien nada has hallado semejante a tus obras. Retrocede ante la Iglesia una, santa, católica y apostólica, la que el mismo Cristo adquirió con su Sangre. Humíllate bajo la poderosa mano de Dios. Tiembla y huye, al ser invocado por nosotros el santo y terrible Nombre de Jesús, ante el que se estremecen los infiernos, a quien están sometidas las Virtudes de los cielos, las Potestades y las Dominaciones; a quien los Querubines y Serafines alaban con incesantes voces diciendo: Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios de los Ejércitos.

Señor, escucha mi oración. 
R. Y llegue a Ti mi clamor.

(El Señor esté con vosotros. (Sólo si es un sacerdote)
R. Y con tu espíritu).

Oremos.

Dios del Cielo y de la tierra, Dios de los Ángeles, Dios de los Arcángeles, Dios de los Patriarcas, Dios de los Profetas, Dios de los Apóstoles, Dios de los Mártires, Dios de los Confesores, Dios de las Vírgenes, Dios que tienes el poder de dar la vida después de la muerte, el descanso después del trabajo, porque no hay otro Dios fuera de Ti, ni puede haber otros sino Tú mismo, Creador de todo lo visible y lo invisible, cuyo reino no tendrá fin: humildemente te suplicamos que tu gloriosa Majestad se digne libramos eficazmente y guardamos sanos de todo poder, lazo, mentira y maldad de los espíritus infernales. Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

De las asechanzas del demonio.
R. Líbranos, Señor.

Haz que tu Iglesia te sirva con segura libertad.
R. Te rogamos, óyenos.

Dígnate humillar a los enemigos de tu Iglesia.
R. Te rogamos, óyenos.

(Se rocía con agua bendita el lugar y a los presentes).

Señor, no recuerdes nuestros delitos ni los de nuestros padres, ni tomes venganza de nuestros pecados (Tobías 3, 3).

Padre nuestro….
Y ahora rezar la siguiente oración:

PODEROSA INVOCACIÓN PARA PEDIR PROTECCIÓN


¡Adoración! ¡Adoración! ¡Adoración! ¡A Ti oh arma poderosa!

¡Adoración! ¡Adoración! ¡Adoración! ¡A Tu Sangre Preciosa! Misericordioso Jesucristo Agonizante, derrama Tu Sangre Preciosa sobre las almas. Satisface nuestra sed, y vence al enemigo. Amén.

Poderosa Sangre de Salvación, combate al enemigo. (3 veces).

Y finalmente:

ORACIÓN DE COMBATE A SAN MIGUEL

Se llama primero a San Miguel, pidiéndole permiso al Padre celestial con el rezo de un Padrenuestro. Luego se dice la oración que se enseñó para estos tiempos:

San Miguel Arcángel: Defiéndenos en la pelea contra Satanás y sus demonios; sed nuestro amparo y protección; que el Altísimo os dé el poder y el permiso para que nos asistáis y que Dios haga oír su voz imperiosa para que expulse a Satanás y sus demonios que quieren hacer perder la humanidad. Que tu grito: "Quién como Dios, nadie es como Dios", someta a Satanás y sus demonios bajo nuestros pies. Amén.



 

ORACIÓN PARA EL DOMINGO DE RESURRECCIÓN

| viernes, 18 de abril de 2014
Más información »


Ofrezcan los cristianos
ofrendas de alabanza
a gloria de la víctima
propicia de la Pascua.
 
Cordero sin pecado
que a las ovejas salva,
a Dios y a los culpables
unió en nueva alianza.
 
Lucharon vida y muerte
en singular batalla
y, muerto el que es la vida,
triunfante se levanta.
 
“¿Qué has visto de camino,
María, en la mañana?”
 
A mi Señor glorioso,
la tumba abandonada
Los ángeles testigos,

sudarios y mortaja.
 
¡Resucitó de veras,
mi amor y mi esperanza!
 
Venid a Galilea,
allí el Señor aguarda;
Allí veréis los suyos
la gloria de la Pascua”.
 
Primicia de los muertos,
sabemos por tu gracia
que estás resucitado;
la muerte en ti no manda.
 
Rey vencedor,
apiádate de la miseria humana
Y da a tus fieles parte
en tu victoria santa.
 
Amén
 
 

 

ORACIÓN PARA EL DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Posted by : Begoña Rojo
Date :viernes, 18 de abril de 2014
With 0comentarios

ORACIÓN PARA EL VIERNES SANTO

|
Más información »


Brazos rígidos y yertos,
por dos garfios traspasados,
que aquí estáis, por mis pecados,
para recibirme abiertos,
para esperarme clavados.
 
Cuerpo llagado de amores,
yo te adoro y yo te sigo;
yo, Señor de los señores,
quiero partir tus dolores
subiendo a la cruz contigo.
 
Quiero en la vida seguirte
y por sus caminos irte
alabando y bendiciendo,
y bendecirte sufriendo
y muriendo bendecirte.

 
Que no ame la poquedad
de cosas que van y vienen;
que adore la austeridad
de estos sentires que tienen
sabores de eternidad;
 
Que sienta una dulce herida
de ansia de amor desmedida;
que ame tu ciencia y tu luz;
que vaya, en fin, por la vida
como tú estás en la cruz;
 
De sangre los pies cubiertos,
llagadas de amor las manos,
los ojos al mundo muertos
y los dos brazos abiertos
para todos mis hermanos.
 
Amén.



 

ORACIÓN PARA EL VIERNES SANTO

Posted by : Begoña Rojo
Date :
With 0comentarios

ORACIÓN DE JUEVES SANTO

| miércoles, 16 de abril de 2014
Más información »


 
Señor Jesús,
Pastor de tu Iglesia,
que preparas una mesa ante nosotros
y te nos das a ti mismo como alimento:

 Guíanos por los caminos de tu justicia,
para que arrancados de las tinieblas
y sin temer mal alguno
podamos gozar para siempre
del descanso de la casa del Padre. 
 
Señor Jesús,
que te hiciste obediente hasta la muerte de cruz
antes de ser ensalzado
recibiendo el nombre que está sobre todo nombre:

 Enséñanos a cumplir siempre
la voluntad de tu Padre
y concede a tus hermanos,
santificados de una vez para siempre
con la oblación de tu cuerpo,
de esperar, desde el destierro de este mundo,
las maravillas de tu amor. 
 
Adoremos a nuestro salvador,
que en la última Cena,
la noche misma en la que iba a ser entregado,
confió a su Iglesia la celebración perenne
del memorial de su muerte y resurrección. 

 Oremos, diciendo:
Santifica, Señor,
al puebio que redimiste con tu sangre. 

 Cristo, Hijo de Dios vivo,
que mandaste celebrar la cena eucarística
en memorial tuyo:
 
Enriquece a tu Iglesia
con la constante celebración de tus misterios.

ORACIÓN DE JUEVES SANTO

Posted by : Begoña Rojo
Date :miércoles, 16 de abril de 2014
With 0comentarios

ORACIÓN PARA EL MIERCOLES SANTO

|
Más información »
 
 
“Alabaré el nombre de Dios con cantos,
proclamaré su grandeza con acción de gracias.
 
Miradlo, los humildes, y alegraos,
buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.
 
Que el Señor escucha a sus pobres,
no desprecia a sus cautivos.”
 
¡Oh cruz fiel, árbol único en nobleza!
Jamás el bosque dio mejor tributo
en hoja, en flor y en fruto.
¡Dulces clavos!
¡Dulce árbol donde la Vida empieza
con un peso tan dulce en su corteza!
 
Cantemos la nobleza de esta guerra,
el triunfo de la sangre y del madero;
y un Redentor, que en trance de Cordero,
sacrificado en cruz, salvó la tierra.
 
Dolido mi Señor por el fracaso
de Adán, que mordió muerte en la manzana,
otro árbol señaló, de flor humana,
que reparase el daño paso a paso.
 
Y así dijo el Señor: «¡Vuelva la Vida,
y que el Amor redima la condena!»
La gracia está en el fondo de la pena,
y la salud naciendo de la herida.
 
¡Oh plenitud del tiempo consumado!
Del seno de Dios Padre en que vivía,
ved la Palabra entrando por María
en el misterio mismo del pecado.
 
¿Quién vio en más estrechez gloria más plena,
y a Dios como el menor de los humanos?
Llorando en el pesebre, pies y manos
le faja una doncella nazarena.
 
En plenitud de vida y de sendero,
dio el paso hacia la muerte porque él quiso.
Mirad de par en par el paraíso
abierto por la fuerza de un Cordero.
 
Al Dios de los designios de la historia,
que es Padre, Hijo y Espíritu, alabanza;
al que en la cruz devuelve la esperanza
de toda salvación, honor y gloria.

Amén.
 
 

 

ORACIÓN PARA EL MIERCOLES SANTO

Posted by : Begoña Rojo
Date :
With 0comentarios

ORACIÓN DEL MILAGROSÍSIMO NIÑO DE ATOCHA PARA PETICIONES

| lunes, 3 de marzo de 2014
Más información »
 



Sapientísimo y bondadoso Niño de Atocha,
general protector de todos los hombres,
general amparo de desvalidos,
médico divino de cualquier enfermedad.
 
Poderosísimo Niño; yo te saludo,
yo te alabo en este día y te ofrezco
estos tres Padre nuestros, Ave María y Gloria
en memoria de aquella jornada
que hiciste encarnado en las purísimas entrañas
de tu amabilísima Madre,
desde aquella cuidad santa de Jerusalén
hasta llegar a Belén.
 
Por los recuerdos que hago en este día,
te pido que me concedas lo que te suplico,
para lo cual interpongo estos méritos
y los acompaño con los de los Querubines y Serafines,
que están adornados de perfectísima sabiduría,
por los cuales espero,
preciosísimo Niño de Atocha,
feliz despacho en lo que te ruego y pretendo,
y estoy cierto que no saldré desconsolado de ti,
y lograré una buena muerte
para llegar a acompañarte en la Gloria.
 
Amén.
 
Aquí se hace la petición
y se rezan tres Padre nuestros
y un Ave María.
 
 
 


ORACIÓN PARA PEDIR TRABAJO A SAN JUDAS TADEO

|
Más información »
 
 
 
Glorioso San Judas Tadeo,
intercesor de todo problema difícil,
misericordioso ante las necesidades de todos,
consígueme un trabajo
en que me realice como humano
y que a mi familia no le falte lo necesario
en ningún aspecto de la vida,
que lo conserve a pesar
de las circunstancias y problemas adversos.
 
Que en el progrese,
mejorando siempre mi calidad
y gozando de salud y fuerza.
 
Y que día a día trate de ser útil
a cuantos me rodean.
 
Asocio tu intercesión a la Sagrada Familia,
de la cual eres pariente
y prometo difundir tu devoción
como expresión de mi gratitud a tus favores.
 
Amén.

 
 
 
Prev
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
▲Top▲